Espacio que pretende resguardar voces y conocimientos desde el abordaje de la
bibliotecología. Documentación de archivos orales sobre el patrimonio cultural intangible
conservado en la memoria de los libros vivientes. Entrevistas a bibliotecarios sobre el rol social
de la profesión. Reflexiones en torno a la bibliotecología indígena y comunitaria.

martes, 1 de agosto de 2017

Entrevista a Juan Ignacio Franco, estudiante de Bibliotecología en el Instituto de Formación Técnica Superior N° 13, Ciudad Autónoma Buenos Aires, Argentina

Noticia biográfica:
Nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 1988, actualmente tiene 29 años y cursa la  carrera de bibliotecología en el Instituto de Formación Técnica Superior N°13. Realizó una pasantía laboral en la biblioteca pública del Instituto Bernasconi y actualmente se encuentra realizando otra pasantía en la Biblioteca del Docente; tiene por proyecto continuar la carrera con la licenciatura, con la intención de poder aplicar los conocimientos académicos en el interior del país donde considera que hay mucho por hacer.

Entrevistador: Daniel Canosa
Preguntas:

- ¿Por qué la Bibliotecología?

Por el orden y la organización que existe en la información; el crecimiento de ésta es cada vez más exponencial y muchas veces aquello dificulta la tarea de una búsqueda precisa. Es importante saber cómo y dónde buscar la información que uno necesita, pero por sobretodo conocer, o al menos, poseer un discernimiento crítico y analítico para saber cuál es la fuente de la cual proviene dicha información, si es confiable o no. Además, la bibliotecología ya no se limita a lo que refiere únicamente a los libros (monografías); cualquier documento puede ser una fuente de información sin importar el formato en el que se encuentre: una fotografía, una pintura, un DVD, un caset en VHS… existen varios nichos dentro de la carrera que la hacen aún más interesante; la restauración, la digitalización, etc.    

- Antes de descubrir la profesión ¿ha frecuentado la consulta en bibliotecas? ¿Ha manifestado afición por la lectura, por alguna expresión artística, literaria o cultural en particular?

Nunca fui un estudiante aplicado o que se destaque en alguna materia, es más, varias veces inclusive necesité de una profesora particular porque no ponía atención en clase, pero recuerdo que en la primaria y gracias a ella tuve mi primer contacto (como usuario) con una biblioteca, fue para realizar un trabajo práctico sobre pueblos originarios del norte del país; estaba en cuarto grado y creo que fue la primera vez que la maestra me felicitó en clase. Durante la secundaria, no frecuentaba seguido la biblioteca, salvo para casos puntuales en los que necesitaba de una bibliografía o de material que no tenía en la casa de mis padres.
De chico solía leer muchas historietas, al principio solamente miraba los dibujos pero con el tiempo me fui enganchando en las historias. Después comencé a leer las novelas gráficas japonesas (conocidas como mangas) hasta mitad de la secundaria. Luego me interesé por la novela en prosa.
En lo que se refiere al interés por la expresión literaria; si. Me gusta escribir, aunque actualmente no dispongo de mucho tiempo para ello. A los quince años mi hermano me prestó un libro de J.D. Salinger, “El cazador oculto”, (“El guardián entre el centeno”), cuando terminé de leerlo ocasioné uno de los mayores sustos en la vida de mis padres cuando les dije que quería ser escritor; a veces creo que no durmieron tranquilos hasta que me anoté en una carrera. Me gustaría escribir una novela, tengo una historia armada la cual vengo corrigiendo hace años, pero no tengo ninguna clase de interés en publicar, mucho menos comercializar, es en realidad un proyecto como desafío personal el cual quiero hacer bien y dedicarle el tiempo que sea necesario.     

- Dos preguntas en una ¿Cuál fue el libro que más lo influenció? y ¿Qué está leyendo actualmente?

Es una pregunte difícil porque fueron varios libros los que influyeron en mí según una época determinada de mi vida; incluso la misma novela leída a los quince años tiene otro significado (al menos para mí) cuando la leí nuevamente a los veinticinco, pero puntualmente uno de los libros que más me llegó y el cual suelo releer cada cierto tiempo es “El arte de la Guerra” de Sun Tzu, (si bien es de origen chino, supongo que habrá algo de influencia por las historietas japonesas sobre samuráis que leí durante la adolescencia; el tema de la ética, el honor, el control…) lo considero un manual indispensable el cual se puede aplicar en cualquier aspecto de la vida. Las oportunidades siempre están ahí afuera al alcance de cualquiera, depende de cada uno saber identificar las señales, encontrarlas o dejar pasarlas.
Actualmente estoy leyendo los apuntes de la carrera, crease o no me consume bastante tiempo. Como dijo una vez un profesor que tuve en segundo año: “Fines de semana para descansar van a tener muchos, ahora es momento de estudiar”; pero cuando viajo en el colectivo, de a poco voy leyendo “Battle Royale” de Koushun Takami, una novela distópica situada en Japón de finales de los 90´s.  

- ¿Cómo definiría a un bibliotecario?

Depende de la persona. Hay un estereotipo muy marcado en la sociedad sobre el perfil de un bibliotecario y supongo que eso se debe al cliché de los medios, (ojo, los medios no crean los estereotipos, pero los amplían y los exageran) creo que durante años no se hizo mucho para crear un cambio de imagen que revierta la situación de ver al bibliotecario como una persona ermitaña, supongo que eso se debe a que, al menos en la ciudad de Buenos Aires hay muchas bibliotecas donde no hay bibliotecarios graduados, no digo que no sean idóneas para el cargo, pero esa falta de capacitación refleja muchas veces el desconocimiento real de las actividades de un bibliotecario profesional y por lo cual muchos usuarios se quedan con una imagen que deja mucho que desear. Incluso me pasó a mi antes de comenzar la carrera que veía a los bibliotecarios de un modo equivocado, estereotipado; ahora que estoy del otro lado y conozco las actividades que se realizan la imagen dio un giro de 180°. Como toda profesión depende también de cuan proactiva sea una persona, creo que un buen bibliotecario, sabiendo que compite con Internet, examina la manera de cambiar esa imagen buscando el modo de atraer usuarios a través de una expansión cultural o bibliotecaria, cediendo o creando espacios útiles para la comunidad en la que trabaja. Mucha gente se anota en la carrera pensando que es algo “tranquilo” y a los pocos meses se da cuenta de la enorme cantidad de actividades que se deben realizar, algunos las aceptan y otros abandonan porque no era lo que buscaban.

- ¿Qué opina del rol social del bibliotecario?

La biblioteca es un servicio que se brinda a la comunidad la cual consiste en satisfacer la necesidad del usuario ya sea para ocio o investigación, como todo rubro es indispensable que se ponga a la persona adecuada para ejercer el puesto de trabajo. Hay bibliotecarios que se destacan en el área de procesos técnicos y otros que se destacan en el servicio de referencia o atención al público; nuestra razón de ser son los usuarios, por ellos estamos nosotros y lo justo sería brindarles un servicio de calidad acorde a lo que necesitan. El trabajo que se realiza es muy grande y el personal que hay para llevarlo a cabo muy escaso, no es “acomodar libros” (como la mayoría de la gente cree), hay que saber catalogar, clasificar, saber cual es el material del cual se dispone, de qué se trata, orientar al usuario en su búsqueda, capacitarlo para se maneje en forma autónoma… también hay que saber tratar con el usuario, conocer el entorno en el cual se halla la biblioteca, la realidad social de la comunidad, para ello hay que estar en una formación constante que acompañe los tiempos que vivimos.   
Considero indispensable el uso del espacio de la biblioteca para crear ámbito de toma de conciencia sobre los problemas sociales como la violencia de género, BUENA OBSERVACION por ejemplo, generar conciencia en cómo detectarlo o en caso de que sea tarde cómo se puede ayudar a la persona, acercarle los recursos o la información sobre a quién o dónde pude recurrir.

- Con respecto al plan de estudios de la carrera ¿Considera que sus contenidos favorecen la adquisición de conocimientos y desarrollo de habilidades vinculados al rol social del bibliotecario?

En lo que llevo de la carrera éste es un tema que se habló en unas pocas materias y muy por arriba, en general eran anécdotas de los profesores según el lugar donde trabajaron. Creo que es algo de lo cual debería hablarse con una plena conciencia y no solo en comentarios al paso. El rol social no es algo para tomar a la ligera y no todas las personas pueden estar al frente de esa situación, son temas bastante complejos y no son para cualquiera. Más que favorecer la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades, vemos ejemplos de lo que podríamos hacer ante una determinada situación, pero sería interesante darle espacio a una materia específica que trabaje ese aspecto.


-Se habla frecuentemente de un cambio de paradigma dentro de la profesión (pasando del paradigma de la información al de la comunicación), según su enfoque particular, ¿Percibe ese cambio en el tratamiento docente de cada materia? (la pregunta va orientada hacia los contenidos que brinda el docente, si fomenta habilidades sociales o comunicativas o centra toda su atención en contenidos técnicos).

Como la pregunta anterior, depende del docente. No es algo propio de la carrera en bibliotecología, en todos lados se da que tenes al profesor que está comprometido con la profesión y el que repite de memoria los textos de las fotocopias. Actualmente en esa diferencia que tenemos con Internet, el bibliotecario tiene que saber el modo de captar usuarios, por ello debe saber cómo relacionarse. Es un tema del cual se habla, pero no en la profundidad que considero debería tratarse; la comunicación es un complemento indispensable en el trato con el usuario, incluso tan importante como el de brindarle acceso a la información. Al no haber una materia humanística que se dedique exclusivamente al trato y la comunicación con el usuario, sería bueno que se genere un espacio para ello, que no recaiga sólo en intervenciones de los profesores (si bien son importantes, a veces pasan desapercibidas).  

-En el caso que, promovido por el docente, haya realizado una práctica académica o pasantía en alguna unidad de información ¿Considera que los conocimientos adquiridos fueron suficientes para desempeñarse en tales prácticas? ¿Qué conocimientos tuvo que aplicar?

Durante el segundo año tuve la oportunidad de hacer una pasantía laboral en la biblioteca del Instituto Bernasconi; durante la cursada tuve una buena base teórica, el “abc”, pero una cosa es la teoría dentro de la zona de confort del instituto y otra muy diferente es la práctica donde tenés que aprender el resto del abecedario. Estaría bueno practicar con sistemas de gestión más actuales que el winisis, es importante conocerlo pero no quedarse sólo con ello.
Por experiencia propia he adquirido más experiencia en las pasantías que durante las cursadas.
  
- ¿Considera que la bibliografía utilizada en materias relacionadas con tecnologías de comunicación e información se encuentra actualizada? ¿Considera válido el equilibrio entre teoría y práctica en relación a los conocimientos técnicos impartidos en la carrera?

La bibliografía que vi en las materias relacionadas con tecnologías de comunicación, está bien para tener una base, pero es solo eso, una base. Una materia como Tratamiento Automático de la Información es fundamental e importante en la carrera, tanto como la catalogación y la clasificación, por lo que me parece que la carga horaria no solo es escasa, sino que el espacio que se le da en la currícula también lo es (solo tres cuatrimestres); hoy en día con el crecimiento de la tecnología debería no sólo ser anual, sino que además hacer hincapié en asuntos como el uso de las herramientas informáticas, digitalización, edición, diseño de programas que sean útiles y exclusivos para las bibliotecas, los sistemas integrales de gestión y administración bibliotecaria.
El equilibrio entre la teoría y la práctica se da perfecto según lo que vemos en la carrera, los ejercicios prácticos que hacemos en el instituto, repito, es solo una base teórica que se desmorona cuando salimos al campo laboral (y hablo sólo de pasantías). Conozco  a muchos compañeros que se recibieron y al entrar al mercado laboral han tenido que aprender muchas cosas desde cero. Quiero aclarar que acá no se trata de los docentes que ponen la mayor voluntad para que en poco tiempo uno aprenda lo que el programa establece, la poca carga horaria atrasa los contenidos.

-¿Suele participar en listas bibliotecarias? ¿Considera interesante el nivel de los debates? ¿Cómo percibe en dicho espacio la recepción de temas políticos?

Por el momento no tuve la oportunidad de concurrir a alguna charla en lista de bibliotecarios, no dispongo del tiempo para ello, pero es algo que me gustaría una vez que me reciba y esté insertado en el mercado.

-Como estudiante ¿Presenció en el aula un debate / clase/ conversación /comentario / reflexión y/o contenido sobre la necesidad o no de contar con sindicatos / gremios / asociaciones en temas relativos a derechos laborales? En caso que la respuesta resulte negativa ¿Considera de utilidad profesional que el docente favorezca espacios de discusión y debate sobre estas temáticas?
 
No, en los años que llevo cursando jamás se tocó el tema sobre la necesidad de contar con un sindicato propio… en realidad, las pocas veces que se tocó el tema, la conversación se convirtió en un discusión partidista que no llevó a ningún lado.
Creo que sería útil que el docente cediera unos minutos de la clase para dar inicio a estos temas, pero muchas veces el programa se junta con el acotado tiempo y por eso muchas veces el tema pasa a un segundo plano. De todos modos considero de gran importancia el tema porque por lo general el bibliotecario siempre se termina acoplando al lugar donde trabaja; el bibliotecario escolar “está con los docentes”, el bibliotecario jurídico con los “judiciales”, el bibliotecario público con “los sindicatos estatales”, pero no son los gremios indicados para tratar con los temas puntuales que tienen los bibliotecarios.


-El concepto de neutralidad en la profesión ha dividido las aguas ante las problemáticas sociales y políticas que inciden en alguna medida en el contexto bibliotecario, según lo vivenciado como alumno de la carrera ¿desde el aula, recuerda si algún docente ha interpelado y/o analizado esta cuestión?

No recuerdo que puntualmente el tema lo haya tocado un docente, pero es algo evidente de que más allá de la neutralidad, hay una pasividad por parte de los bibliotecarios. Lo percibo en lo poco que se toca el tema.

-¿Como percibe a la bibliotecología en contextos interdisciplinarios? ¿Resulta visible? ¿Siente que la carrera le otorga elementos para dar respuestas a problemáticas sociales que otras disciplinas sí ofrecen? (ejemplo inclusión social, problemáticas de minorías sociales, desastres ambientales, conflictos bélicos, problemáticas jurídicas, etc.)

Suelo pensar mucho en los hospitales donde hay varios especialistas; enfermeros, neurocirujanos, psicólogos, traumatólogos, obstetras, médicos… cada uno con una especificidad definida, no puedo evitar compararlo con la biblioteca, pero la diferencia está en que ésta última hay poco personal y además se espera que sepa hacer de todo. Lo ideal sería que las bibliotecas cuenten con el personal específico y bien capacitado en el cargo que ocupa; desde procesos técnicos, hasta referencia, digitalización, restauración; que no solo sea un simple nexo entre el usuario y la información.
Sobre si resulta visible… veo que se hace lo que se puede.
En la carrera cada materia nos enseña lo propio de su contenido; se tocan temas de la realidad social pero como ejemplos concretos, creo que la biblioteca puede servir como un espacio físico para que se desarrolle debates sobre la problemática social en donde el bibliotecario puede hacer un aporte, pero lo ideal sería tener en cuenta la opinión de un especialista en su respectiva disciplina. Las respuestas a las problemáticas sociales dependen de la biblioteca, del lugar donde se encuentre y del bibliotecario que está a cargo. No es lo mismo la realidad de una biblioteca universitaria, que una pública en la ciudad de Buenos Aires que una popular en el interior del país. Los usuarios también viven realidades diferentes.    

-¿Recuerda en alguna clase que el docente haya abordado cuestiones vinculadas a bibliotecas en contextos sociales vulnerables? (comunitarias, rurales, campesinas, indígenas, carcelarias o de temas relativos a minorías, desplazados sociales, multiculturalidad, comunidades sexuales, bibliotecas humanas, etc.)

Si, una profesora nos habló sobre la realidad de las bibliotecas hospitalarias y carcelarias, aquello sirvió para ver que no todas las bibliotecas son iguales con respecto al manejo de información con el que cuentan, es especial y limitado. Creo que se requiere de una fortaleza enorme para estar al frente de una biblioteca así, sin que el entorno afecte al profesional que está al frente. Hasta donde conozco sé que en muchos casos son los mismos internos los que llevan la biblioteca al frente con ayuda de un profesional que lo orienta en cuestiones técnicas. 

-Si le fuera dado proponer modificaciones en los planes de estudio de la carrera ¿En que aspectos técnicos y/o humanísticos focalizaría su atención? ¿Favorece la institución académica escenarios de discusión y debate que habiliten posteriormente la concreción de dichas propuestas por parte de los alumnos?

Personalmente focalizaría mi atención en los aspectos técnicos durante la formación, no desmerezco la parte humanística, social, ni las comunicaciones. La tecnología y los cambios vienen sin pedir permiso y es evidente que estamos atrasados en ese aspecto. La catalogación es fundamental en bibliotecología por lo cual le daría un criterio específico y estandarizado a lo largo de los tres años.
No creo que el instituto niegue el espacio para una discusión o debate sobre la currícula que brinda, el tema es que la mayoría de los estudiantes lo van descubriendo a lo largo de la carrera. Cuáles son los puntos fuertes y los débiles que debería tenerse en cuenta, realizar un estudio estadístico, un cuadro F.O.D.A. de la situación con respecto a los contenidos académicos.
Con respecto a los aspectos técnicos; incrementaría la carga horaria en la parte informática y estandarizaría la currícula de los tres años de catalogación y clasificación.
Con respecto a la parte humanística; le daría espacio a materias como la comunicación y el trato al usuario, quizá un poco de pedagogía también para saber cómo dar a conocer al público determinados aspectos sobre la realidad social, saber cómo ofrecerle el uso de las herramientas que brinda la biblioteca para obtener así un mejor acceso a la información.

-Se habla frecuentemente de la lenta desaparición del libro impreso, incluso en foros de bibliotecología, en su caso como estudiante ligado permanentemente a la utilización de dispositivos físicos, digitales y/o virtuales ¿Qué le provoca esta situación?


Creo que el formato papel es un respaldo mejor que el electrónico ya que depende de una fuente de energía o de una central donde se encuentra la información. No es una transición que la vea en esta vida. La historia nos demostró que los formatos van cambiando, tablas, papiros, papel, tablets… pero lo esencial es la información. 

Muchas gracias Juan Ignacio
Daniel Canosa

1 comentario:

  1. Muy bueno que se realice este este tipo de entrevistas a los estudiantes

    ResponderEliminar