Espacio que pretende resguardar voces y conocimientos desde el abordaje de la
bibliotecología. Documentación de archivos orales sobre el patrimonio cultural intangible
conservado en la memoria de los libros vivientes. Entrevistas a bibliotecarios sobre el rol social
de la profesión. Reflexiones en torno a la bibliotecología indígena y comunitaria.

sábado, 1 de septiembre de 2018

Biblioteca Punta Querandí, espacio de resistencia cultural



En el particular universo de la bibliotecología indígena existen espacios relacionados con la producción documental local y endógena, como también suele instalarse la idea de asociación entre el entendimiento de casa de la memoria en directa vinculación con la reivindicación de la memoria histórica de los pueblos originarios, prácticas que se encuentran atravesadas por el reclamo de los derechos, y que son recuperadas por los descendientes, buscando recrear los elementos que hicieron posible la identidad de los antiguos.

Este último caso pareciera ser el de la reciente Biblioteca de Punta Querandí, que desde 2018 funciona dentro del Museo Autónomo de Gestión Indígena, institución educativa creada por la Comunidad de Punta Querandí, motivada por el creciente abandono de las autoridades de patrimonio cultural, cuyas tierras comunitarias, que abarcan una región de humedales del río Luján y Delta del Paraná, fueron habitadas ancestralmente por los pueblos indígenas querandí, guaraní y chaná, entre varias culturas originarias migrantes de contextos rurales, lugares de encuentro e intercambio, que constituyeron enclaves estratégicos de resistencia al invasor.

Se trata de un espacio que relaciona el entendimiento de la biblioteca indígena con documentos que tratan aspectos específicos de la cultura, en su mayoría libros, donados por investigadores que dedicaron buena parte de su tiempo al mundo de los pueblos originarios. Podríamos discutir qué modelo de biblioteca indígena quieren para si sus líderes comunitarios, descendientes en su mayoría de culturas orales del noreste de la región pampeana, en tal sentido sería interesante que los responsables de Punta Querandí rescaten las historias orales de sus familias, y que la biblioteca interpele la memoria histórica construyendo conocimiento local.

En el Museo se exhibe parte del material arqueológico hallado en el territorio al mismo tiempo que se relata la historia originaria de la región y las problemáticas actuales por el avance de los grandes negociados inmobiliarios en los humedales del río Luján. Para los responsables de la biblioteca los libros, orientados en su mayoría a cubrir aspectos fundamentales de los pueblos originarios con énfasis en temas ambientales de la región, fortalecerán esta mirada crítica del pasado y del presente de la Buenos Aires que el sistema quiere ocultar.

Cabe recordar lo que implica este proyecto según las propias palabras de sus fundadores, Punta Querandí (hasta 1967 un conjunto de tierras ferroviarias del Ramal 56 del Ferrocarril Mitre) es un territorio comunitario, sagrado y educativo de una hectárea que conserva restos arqueológicos indígenas de mil años de antigüedad, ubicado en una zona de enterratorios ancestrales que está siendo destruida por la construcción de megaemprendimientos de barrios privados. Desde aproximadamente 2008 este lugar es protegido por las familias de pueblos originarios que allí desarrollan su espiritualidad y sus culturas a través de talleres de enseñanza abiertos a toda la sociedad. La Comunidad Indígena de Punta Querandí está formada por personas que pertenecen a las culturas guaraní, kolla, qom y otras identidades propias de grupos migrantes indígenas.


Hay un contexto desfavorable, que tiene lugar en la Cuenca del Río Luján durante la última década, en donde se suscitaron distintas luchas contra la invasión de los megaemprendimientos de barrios privados, lográndose en base a reclamos el otorgamiento de fallos judiciales -de dudoso cumplimiento- que ordenaron frenar todas las obras preventivamente hasta tener los resultados de un estudio de impacto ambiental acumulativo. Para garantizar la clausura definitiva de este modelo nefasto de “progreso” para pocos, organizaciones de Luján, Pilar, Campana, Escobar y Tigre impulsamos la campaña “Más humedales, Menos inundados” con una gran cantidad de adhesiones. Es allí que la Comunidad Indígena de Punta Querandí comenzó a formarse en el respeto hacia el recorrido espiritual de sus ancestros, situación que cobró otro sentido cuando tuvieron noticias de la aparición de “restos arqueológicos” en Punta Querandí (2004), a lo cual se sumaba la reciente destrucción de un cementerio indígena conocido como “sitio Garín” por integrantes del country Santa Catalina (2000), a solo cien metros de distancia, y la devastación generada por la invasión de barrios privados en humedales, campos y parajes, con espacios ancestrales amenazados como “Rancho Largo” y los tres sitios de “La Bellaca”, entre muchos otros. Todo esto hizo que la comunidad se fortaleciera internamente para enfrentar las problemáticas que afectaban directamente su forma de vida.

Entre las prácticas recuperadas se destacan la cestería con totora, techos de kapi’i ñarõ, paredes de barro, alfarería con arcilla, elaboración de artesanías con materiales naturales y reciclados, pesca, huerta y vivero. La recolección de plantas medicinales es otra actividad importante, conocimiento que se mantiene vivo gracias a la sabiduría de los ancianos, siendo algunas de las plantas existentes en el territorio la espina colorada, verbena azul, verdolaga, el sauce, kapi’i ñarõ, yerba de lucero, llantén de agua y de tierra. Mención aparte merece la práctica espiritual comunitaria, ya que han levantado sus propios espacios ceremoniales (la Apacheta de tradición andina, un Opy de la cultura guaraní y una maloka utilizando kapi’i ñarõ que según las costumbres originarias debe ser cortada en la luna cuarto menguante), junto con la realización de ceremonias durante distintos momentos del año como el Inti Raymi (junio), las ofrendas a la Pachamama (agosto), Ara Pyhau (septiembre), Aya Markay Quilla (noviembre) y Nemomgarai (enero).

La forma de organización de Punta Querandí es la asamblea comunitaria donde se llega al consenso entre todas las familias y miembros de la comunidad, allí todos sus miembros tienen un espacio para la palabra. La asamblea ordena también el trabajo y de esa forma es como deciden sus construcciones, no sólo las sagradas sino las de uso cotidiano como el salón Cacique Manuá y el quincho de kapi’i ñarõ. Además de estas actividades, construcciones y formas de organización, la comunidad indígena de Punta Querandí comparte objetivos de reparación histórica, como la recuperación de los cuerpos humanos excavados por emprendimientos arqueológicos y depositados en instituciones “académicas” lejos de su territorio, siendo uno de los reclamos la restitución y reentierro de los restos óseos de un ancestro excavado décadas atrás del sitio Garín (a 100 metros de Punta Querandí).

Como notará el lector, se trata de un entendimiento social que busca recuperar, en directa relación con la identidad, lo que el tiempo y la desidia estatal han querido destinar al olvido, y es bajo esa idea que sus descendientes han comprendido que la biblioteca habilita la posibilidad de reivindicar la memoria y la lucha de los derechos, el tiempo dirá si se trata o no de una biblioteca indígena tal como la concibieron los bibliotecarios latinoamericanos desde el año 2000 en adelante, por el momento es un lugar de acopio de materiales sobre la cultura, en torno a prácticas que buscan recuperarse, y ceremonias que les dicen en silencio que forman parte de algo, cuyas junturas vienen entrelazadas desde el fondo de los tiempos.


Datos de localización de la comunidad:
 La Comunidad Indígena Punta Querandí se encuentra entre la calle Brasil, la desembocadura del Arroyo Garín y el Canal Villanueva, en el Paraje Punta Canal, entre las localidades de Dique Luján (Tigre) y Maschwitz (Escobar), Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.
Acceder a mapagoo.gl/IzkVrT

Datos de interés:

Fuente consultada:

El Orejiverde
Donaciones a la Biblioteca de Punta Querandí

Punta Querandí

No hay comentarios:

Publicar un comentario