Espacio que pretende resguardar voces y conocimientos desde el abordaje de la
bibliotecología. Documentación de archivos orales sobre el patrimonio cultural intangible
conservado en la memoria de los libros vivientes. Entrevistas a bibliotecarios sobre el rol social
de la profesión. Reflexiones en torno a la bibliotecología indígena y comunitaria.

jueves, 19 de octubre de 2017

Entrevista a Laura Lavega, estudiante de Bibliotecología del ISFD yT N° 35 de Monte Grande, Buenos Aires, Argentina




Noticia biográfica

Laura Lavega tiene 28 años, vive en Monta Grande con su madre y una manada de perros rescatados de la calle,  se encuentra cursando el último año de la Tecnicatura Superior en Bibliotecología en el ISFDyT N°35 de la misma localidad. Además, es bibliotecaria en un colegio privado de la zona y traductora para una multinacional ubicada en Shanghai.

 Entrevistador: Daniel Canosa

- ¿Por qué la Bibliotecología?

Creo que mi primera aproximación a la bibliotecología fue un cliché: me gustaba leer, quería hacer algo que tuviera relación con eso, trabajar en una biblioteca me parecía la mejor idea. Cuando entré en la carrera, sin embargo, me di cuenta que la noción de biblioteca que tenía estaba muy estereotipada y que iba mucho más allá de eso. Arranqué por un ideal erróneo, pero me quedé porque descubrí que me apasionaba todavía más lo que la verdadera Bibliotecología abarcaba.

- Antes de descubrir la profesión ¿ha frecuentado la consulta en bibliotecas? ¿Ha manifestado afición por la lectura, por alguna expresión artística, literaria o cultural en particular?

Durante mi adolescencia frecuenté mucho la biblioteca local de mi barrio, más que nada para obtener material de estudio, pero después de eso hubo una brecha de tiempo en la que no volví a acudir. En cuanto a mis aficiones, definitivamente cuento la lectura por encima de todas las demás. También me gusta muchísimo escribir, aunque actualmente no tengo tanto tiempo para dedicarle.

- Dos preguntas en una ¿Cuál fue el libro que más lo influenció? y ¿Qué está leyendo actualmente?

Siempre me costó mucho responder esta clase de preguntas, porque nunca se me viene un solo libro a la cabeza, sino muchos. Pero quizás como lectora (y quizás también como potencial escritora), termino inclinándome por El Señor de los Anillos, de JRR Tolkien. Soy lectora de ficción por sobre otras clases de géneros, y el trabajo de este autor es sublime: la manera en que creó un mundo totalmente de la nada, con su propia historia, mitología, religiones y demás, es simplemente inigualable. Si tuviera que elegir uno de no ficción, sin embargo, me inclinaría por uno que leí este año, Hamilton The Revolution de Lin Manuel-Miranda y Jeremy McCarter, en el que exponen el proceso creativo detrás de la creación de un musical de Broadway y que me pareció totalmente inspirador para todo aquel que desee y ame crear en cualquier ámbito artístico y, por qué no, incluso dentro de otras disciplinas, como la Bibliotecología. Actualmente estoy leyendo mucha literatura orientada a públicos más bien juveniles porque me atraen las temáticas que se tocan en esa clase de libros. Estoy empezando Blue Lily, Lily Blue de Maggie Stifvater, que es la tercera parte de la saga The Raven Cycle.

- ¿Cómo definiría a un bibliotecario?

Me gusta pensar que un bibliotecario es un profesional que abre las puertas del conocimiento en todas sus esferas y que brinda información para ayudar a mejorar la vida de las personas.

- ¿Qué opina del rol social del bibliotecario?

Hoy por hoy el bibliotecario tiene que ser una de las figuras más activas en el ámbito social. Tenemos las herramientas para generar cambios y crear oportunidades para aquellos que más lo necesitan, para visibilizar grupos sociales y temáticas que quizás se encuentren marginalizados, para democratizar el conocimiento con igualdad entre todos. Me cuesta creer que todavía hoy hay bibliotecarios que siguen las viejas costumbres, que no se dan cuenta del impacto positivo que podrían tener en sus instituciones o en sus comunidades si tan solo tomaran conciencia de ello.

- Con respecto al plan de estudios de la carrera ¿Considera que sus contenidos favorecen la adquisición de conocimientos y desarrollo de habilidades vinculados al rol social del bibliotecario? 

Al cursar una tecnicatura y no la licenciatura, muchas veces nos repiten que lo importante en nuestra formación está ligado a los procesos técnicos. Pero, al menos en mi experiencia, no tiene tanto que ver con el plan de estudios, sino con los profesionales a cargo de las materias. Tuve y tengo la suerte de pasar por clases maravillosas a cargo de profesoras excelentes que le dieron lugar a esta clase de temáticas y que por lo tanto me abrieron los ojos a mí en cuanto al rol social del bibliotecario. ¿Debería haber algún tipo de equilibrio entre los contenidos técnicos y los contenidos sociales? Sí, definitivamente hay que seguir reviendo el plan de estudios y ajustándolo a las necesidades de un mundo cambiante, pero desde mi perspectiva no siento que los espacios curriculares hayan sido o sean insuficientes, porque las pocas materias en las que existen estos contenidos fueron enseñadas de una manera que me brindó las herramientas necesarias para poder empezar a zambullirme en este aspecto de la carrera.



- Se habla frecuentemente de un cambio de paradigma dentro de la profesión (pasando del paradigma de la información al de la comunicación), según su enfoque particular, ¿Percibe ese cambio en el tratamiento docente de cada materia? (la pregunta va orientada hacia los contenidos que brinda el docente, si fomenta habilidades sociales o comunicativas o centra toda su atención en contenidos técnicos) 

No en todas, pero sí en la mayoría. Las materias técnicas se mantienen técnicas y hay muy poca apertura hacia temas sociales o comunicativos, pero aquellas materias centradas en la gestión, los usuarios y el manejo de la biblioteca fuera de los procesos técnicos se está moviendo mucho en esa dirección. 

-En el caso que, promovido por el docente, haya realizado una práctica académica o pasantía en alguna unidad de información ¿Considera que los conocimientos adquiridos fueron suficientes para desempeñarse en tales prácticas? ¿Qué conocimientos tuvo que aplicar?

El año pasado realicé mis primeras prácticas profesionales en una universidad. La experiencia fue más que grata y pude poner en práctica (valga la redundancia) muchas cosas que sólo comprendía en teoría y que no tenía idea cómo iban a funcionar en el día a día de una biblioteca. El personal de la biblioteca fue muy receptivo y muy didáctico y me facilitó las herramientas para poder dar unos primeros pasos dentro de una biblioteca real, con usuarios reales, realizando tareas de referencia, préstamos, cargando libros en Pérgamo y demás.

Este año comencé a trabajar en una biblioteca (escolar) por primera vez. La bibliotecaria anterior se jubiló y prácticamente me dieron las llaves de la biblioteca y me dijeron que me haga cargo. Cuando puse un pie adentro, me sentí totalmente perdida, sin nadie que me guiara. La biblioteca estaba en un estado de abandono muy triste y fue como empezar de cero. Pero también me abrió los ojos: por más que estudio y estudio, y más allá de las pocas semanas de prácticas profesionales, estar al frente de una biblioteca es un desafío y los conocimientos que tenía no me parecieron suficientes. Me hizo cuestionar algunas cosas del plan de estudio, como el hecho de que en la tecnicatura Desarrollo de Colecciones es un espacio curricular de tercer año, cuando el conocimiento y la gestión de la colección es algo que tendríamos que poder manejar mucho antes. Me resultó muy difícil, estando sola sin ningún tipo de colega que me acompañe en las tareas diarias, poder poner en marcha la biblioteca, especialmente porque la primera tarea involucró realizar un expurgo de la colección (colección que, además, no estaba inventariada ni registrada de modo alguno).


- ¿Considera que la bibliografía utilizada en materias relacionadas con tecnologías de comunicación e información se encuentra actualizada? ¿Considera válido el equilibrio entre teoría y práctica en relación a los conocimientos técnicos impartidos en la carrera?

No, no utilizaría la palabra actualizada para describir esa materia, ni encuentro un equilibrio en los conocimientos. Pero también tiene que ver con el hecho de que en carreras terciarias se encuentran alumnos de distintas generaciones que tienen diferentes experiencias con la tecnología. Estoy en tercer año, a punto de recibirme, y el único software bibliotecario que vimos, y ni siquiera en profundidad, fue Winisis, que ya está prácticamente obsoleto. Siento que se pierde el tiempo con contenidos como Microsoft Word, Excel y Power Point, cuando se debería poner enfoque en temas más específicos a la formación. Es importante conocer softwares básicos como esos, pero quizás podría implementarse otro tipo de solución para las personas que no saben manejarlos, como ayudantías o tutorías, o quizás un curso de ingreso.

-¿Suele participar en listas bibliotecarias? ¿Considera interesante el nivel de los debates? ¿Cómo percibe en dicho espacio la recepción de temas políticos?

No, no suelo participar. La política, en cualquier ámbito, me interesa en un nivel muy básico.

-Como estudiante ¿Presenció en el aula un debate / clase/ conversación /comentario / reflexión y/o contenido sobre la necesidad o no de contar con sindicatos / gremios / asociaciones en temas relativos a derechos laborales? En caso que la respuesta resulte negativa ¿Considera de utilidad profesional que el docente favorezca espacios de discusión y debate sobre estas temáticas?

Sí, se ha hablado en clase en algunas oportunidades y me parece importante que haya espacios de discusión para este tipo de temáticas.



- El concepto de neutralidad en la profesión ha dividido las aguas ante las problemáticas sociales y políticas que inciden en alguna medida en el contexto bibliotecario, según lo vivenciado como alumna de la carrera ¿desde el aula, recuerda si algún docente ha interpelado y/o analizado esta cuestión?

Sí, en algunas cátedras se ha tocado el tema. Más que nada hablamos sobre cómo tenemos que empezar a ocupar un rol más activo, ser protagonistas de los cambios, dejar de sentarnos a custodiar libros mientras el mundo sigue avanzando a nuestro alrededor.

-¿Cómo percibe a la bibliotecología en contextos interdisciplinarios? ¿Resulta visible? ¿Siente que la carrera le otorga elementos para dar respuestas a problemáticas sociales que otras disciplinas sí ofrecen? (ejemplo inclusión social, problemáticas de minorías sociales, desastres ambientales, conflictos bélicos, problemáticas jurídicas, etc.)

Me parece que la bibliotecología es imprescindible a niveles interdisciplinarios. La información (y la necesidad de información) trasciende los campos del conocimiento y la bibliotecología es la única ciencia que puede actuar de enlace entre todos ellos. Como organización, la biblioteca es el escenario ideal para dar respuestas a diversas problemáticas sociales: basta leer el informe de la agenda 2030 de la IFLA para tener ejemplos de lo importante que puede ser la biblioteca en el accionar hacia la resolución de estos conflictos.

-¿Recuerda en alguna clase que el docente haya abordado cuestiones vinculadas a bibliotecas en contextos sociales vulnerables? (comunitarias, rurales, campesinas, indígenas, carcelarias o de temas relativos a minorías, desplazados sociales, multiculturalidad, comunidades sexuales, bibliotecas humanas, etc.)

Sí, en segundo año abordamos frecuentemente la temática en la materia Gestión y Administración de las Unidades de Información, especialmente durante el proyecto de cátedra que tuvo que ver con la creación de una biblioteca humana.

-Si le fuera dado proponer modificaciones en los planes de estudio de la carrera ¿En que aspectos técnicos y/o humanísticos focalizaría su atención? ¿Favorece la institución académica escenarios de discusión y debate que habiliten posteriormente la concreción de dichas propuestas por parte de los alumnos?

Creo que habría que reforzar el tema de las bibliotecas digitales/virtuales/electrónicas, las tecnologías relacionadas con ellas, los procesos de digitalización. Las materias de gestión y administración deberían estar en los tres años de la carrera, no sólo en los dos primeros, y Desarrollo de Colecciones debería adelantarse al menos un año. Hay contenidos que parecen desprendidos, recién ahora en tercer año estamos empezando a encontrar conexiones entre cosas que vimos en otros años, pero todo debería haber empezado a tener sentido mucho tiempo antes. También podría ser interesante tener una materia específica dedicada al rol social de la biblioteca, como Bibliotecología social o similar. No alcanza con que sea un tema que se aborda en alguna que otra materia, debería ser un eje central. Si bien en el instituto se pueden charlar con los docentes este tipo de propuestas, creo que a nivel institución todavía se está muy lejos de llegar a la concreción de las ideas de los alumnos.

-Se habla frecuentemente de la lenta desaparición del libro impreso, incluso en foros de bibliotecología, en su caso como estudiante ligado permanentemente a la utilización de dispositivos físicos, digitales y/o virtuales ¿Qué le provoca esta situación?

No creo en la desaparición del libro impreso: puede ser que su presencia disminuya, que en algunos ámbitos se reemplace por documentos digitales (como estudiante muchas veces los prefiero por ser más económicos y accesibles), pero no creo que vaya a desaparecer por completo. Se viene vaticinando su extinción hace mucho y sin embargo los estudios prueban que, si bien hubo una época en el que el auge de la tecnología hizo disminuir la venta de materiales impresos, la gente al fin y al cabo prefiere tener el libro en la mano. Yo soy una de esas personas. Para el estudio y el trabajo creo que es muy práctico contar con los documentos digitales, pero a la hora de relajarme con una buena lectura, no hay nada que le gane al libro impreso.


Muchas gracias Laura
Daniel Canosa

4 comentarios:

  1. Perdón, pero, ¿no sería jauría?. Muy bien dirigidas las preguntas de la entrevista.

    ResponderEliminar
  2. la observación es buena, sin embargo si bien lo más apropiado es referirse a un conjunto de perros como jauría, también es posible el uso de la palabra manada, ya que puede ser usado como término neutro, según el Diccionario de la Real Academia Española, en tal sentido otorga referencia al "conjunto de ciertos animales de una misma especie que andan reunidos".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Acertada elección, entonces, ya que aporta equilibrio al texto y cierto agrado estético. Éxitos para ud y para la entrevistada por su admirable trabajo con los perritos.

    ResponderEliminar