Espacio que pretende resguardar voces y conocimientos desde el abordaje de la
bibliotecología. Documentación de archivos orales sobre el patrimonio cultural intangible
conservado en la memoria de los libros vivientes. Entrevistas a bibliotecarios sobre el rol social
de la profesión. Reflexiones en torno a la bibliotecología indígena y comunitaria.

sábado, 12 de mayo de 2018

El bibliotecario que siempre sonreía



A modo de prólogo, e inmerso en un mar de dudas, no sé si esta divagación que comparto representa lo que quiero relacionar, me motiva un entendimiento que sublima cualquier disquisición, la necesidad de considerar la profunda complejidad que encierra la frase “todo tiene que ver con todo”, vayan las disculpas sinceras por esta digresión.

Hace un tiempo leí sobre la función que cumple el ritornello en el plano de la música, un concepto abordado por Gilles Deleuze y Félix Guattari, en donde lo que se percibe es una intervención que marca el pulso de cualquier proceso creativo, se trata de una secuencia armónica, la repetición de un fragmento, que aparece en momentos clave, al principio, al final, pero sobretodo en la mitad de la composición (para el filósofo francés el concepto de pliegue, tal como lo analizó en Gottfried Leibniz, se da precisamente en el medio de toda construcción), son pequeños retornos que nos recuerdan la estructura, pero más que eso, le otorgan significado, dentro de un contexto signado por la arborescencia, cuyos movimientos guían el sentido de lo creado, marcando la sincronía en momentos específicos, sin necesidad de trazar dicha inserción en el perímetro bosquejado.

De algún modo se trata de algo que genera tranquilidad ante la inmensidad de lo desconocido, porque nos recuerda el sentido de la obra en medio de las constantes bifurcaciones si momentánemente nos permitiéramos un paréntesis conceptual, tiene sentido acercar una observación de Deleuze, cuando dice que en filosofía, a la hora de crear conceptos, suele suceder que algunos filósofos se sumergen en el caos, del que extraen unas determinaciones con las que harán los rasgos diagramáticos de un plano de inmanencia– nos pasa cada tanto como bibliotecarios en nuestra profesión, tomamos un concepto de una disciplina distinta, y lo insertamos en nuestro campo, adaptando sus componentes, propiciando un plano desde el cual articular nuevos entendimientos, si por ejemplo el concepto fuese el rol social bibliotecario, muchas ideas pertenecientes a la etnografía, antropología, filosofía, educación e incluso psicología pueden ser útiles para tornar vivible nuestra praxis profesional. Para que tal construcción sea posible se necesitan personas que vinculen datos, textos, documentos y teorías, según los perfiles de quienes incursionan en dichos temarios, y nada de todo esto es posible si no hay un profundo conocimiento entrelazado con una inquieta curiosidad.

Esta comprensión del ritornello (que básicamente es algo que se repite en determinadas secuencias dentro de la música), la podemos trasladar desde el punto de vista filosófico a todos los contextos posibles, ya que trata de un espacio creativo generado para que pasen cosas, pero sobre todo para crear líneas de fuga con las cuales investigar conceptos, olvidemos ahora lo que el ritornello significa para la música, pensemos en relación al alcance de lo que su naturaleza representa, es entonces que no puedo alejar de esta idea a lo realizado por Carlos Córdoba (quien por estos días, a un mes de su fallecimiento, es recordado ya con nostalgia por quienes tuvieron la suerte de compartir su tiempo), porque desde su intervención ha provocado que muchos profesionales de la información completaran ideas, capturando conceptos que podían funcionar en otros planos, y sobre todo habilitando la posibilidad de pensar, a veces incluso la sugerencia de una filmación provocaba una curva en el camino recto, esas cosas...

Oriundo de Quilmes, bien ya pueden decir los suyos “uno de los nuestros ha llegado muy lejos”, no solo por lo pensado sino especialmente por lo compartido, creo que no es posible cuantificar de algún modo las articulaciones que provocó este bibliotecario en su profesión, a cuantos hizo crecer, a cuantos ayudó a encontrar respuestas, a cuántos les alumbró senderos para terminar abriendo caminos, no es solo su inteligencia, su vocación y su capacidad, sino su gentileza, su sentido de empatía (esa palabra que tanto pronuncio últimamente y tan pocas veces encuentro representada), alguna vez leí que el yo es siempre una tercera persona, esto venía a cuento por el concepto de subjetivación que trabajó Michel Foucault, y cobraba sentido cuando se vislumbraba un acto creativo, que como podemos imaginar no se limita a lo artístico, sino que también es preciso hallar esta relación en el territorio de las ideas, sea cual sea la profesión.

He aquí “uno de los nuestros”, ahí está su obra, solo que para dimensionarla va a haber que registrar el efecto de la multiplicación en las innumerables personas que aprendieron a su lado (felices los felices), y que de aquí en más desparramarán por los infinitos campos interdisciplinarios todo lo que saben, es así que en cada texto, en cada artículo, en cada acción, en cada imagen del pensamiento, habrá alguien haciendo algo porque Carlos Córdoba lo generó, y eso no se olvida nunca, y eso no termina nunca de crecer.

Se trató de un buen tipo, que según dicen, sonreía siempre, y que en el momento menos esperado sus palabras llegaban bajo la forma de un abrazo, pero también se trató de un excelente profesional, que honró con su sensibilidad el noble espacio de las bibliotecas, será por eso que me parece injusto este silencio, que tuve estos motivos para escribir sobre alguien que apenas conocí en persona, pero de la que me hablaron tanto desde diferentes situaciones, contextos y lugares, y en todas esas experiencias siempre hubo una respuesta y una sincera ayuda que hoy muchos recuerdan con cariño.

Gracias a personas como Carlos Córdoba, los bibliotecarios nos convertimos siempre en otra cosa, y renacemos en ideas nuevas, rodeados de rostros agradecidos.

Fuente:
Quilmes le debe un homenaje a Carlos Alberto Córdoba:
http://www.perspectivasur.com/3/nota.php?nota_id=72000

¿Qué es la filosofía? / Gilles Deleuze y Félix Guattari. Barcelona : Anagrama, 1993.

9 comentarios:

  1. Gracias! por escribir esta excelente nota sobre Carlos Córdoba.
    Los que lo conocimos estamos todavía impactados
    y el silencio es prueba, del profundo respeto que sentimos.

    Me sumo a las palabras del Prof. Victor Andreoli:
    "Carlos Córdoba desde una invisible trinchera de una biblioteca
    construyó puentes indestructibles con todas las Artes y Ciencias."

    Mil gracias!

    Miriam Sanabria

    ResponderEliminar
  2. Estimada Miriam, ha sido un gusto grande compartir este escrito, ojalá la obra de Carlos Córdoba no se olvide.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por estas hermosas y significativas palabras

    ResponderEliminar
  4. Bello homenaje. Leer un reconocimiento tan notable a su trabajo es sumamente inspirador. Gracias Daniel
    Mariana Lagar

    ResponderEliminar
  5. gracias, Daniel. El colegio del que fue bibliotecario Carlos, el Quilmes High School, le ha dedicado un espacio importante a su coleccion personal con el trabajo de alumnos y compañeros que disfrutaron su enorme conocimiento, su sutil ironia y su capacidad para escuchar al otro antes de recomedar la cita, el film o la visita que le hacia falta.

    ResponderEliminar
  6. Me alegran estas buenas noticias, muchas gracias por las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Daniel
    Gracias por tu interés en nuestro querido Carlos
    Desde este generoso espacio, mi aporte:
    No estaba en condiciones de escribir, ni menos publicar algo en este medio tan vasto….esta net que nos envuelve a cada uno de nosotros…
    Estamos pasando, los que conocimos a Carlos, de un estado de gran dolor por su partida, a la aceptación, la aceptación de una partida tan reciente y no esperada…
    Dejo su huella en cada rinconcito de nuestra biblioteca, la cual transitó algunos años de su juventud, en nuestros correos electrónicos, brindando siempre información de altísima calidad y por supuesto, en nuestros corazones.
    Detrás de una humeante taza de té, nos decía: “tomen chicas, les traje algo…”lo cual, podría ser una nueva edición de los cuentos de M. Elena Walsh así como el último ejemplar de Códice, publicación de EARA, Encuadernadores Artesanales de la República Argentina, prestigiosa institución la cual fue secretario.
    Ahora, imagino a Carlos en algún sitio, recorriendo jardines bifurcados, acomodando estanterías hexagonales…asistiendo a usuarios como Cortázar, Borges, Bioy Casares, Arlt…
    También usuarios de otros terruños, pero allí, allí, estarán todos…Wilde… Joyce….
    Continuaremos con tu legado, querido Charly, enalteciendo, jerarquizando nuestra profesión…
    Finalmente, parafraseando a Miguel Hernández…
    No perdono a la muerte enamorada
    No perdono a la vida desatenta….
    Hasta siempre
    M. de los Angeles Baracchini
    Bibliotecaria
    Biblioteca Pública Mariano Moreno de Bernal
    Profesora de Bibliotecología
    Y nuestro equipo de trabajo:
    Miriam Sanbria, Verónica Aybar y Liliana Escobar
    Bibliotecarias
    Biblioteca Pública Mariano Moreno de Bernal



    ResponderEliminar
  8. Estimada
    Realmente ustedes enaltecen el legado de esta gran persona, y como dijo alguna vez Oscar Wilde, solo puede haber dolor debajo del dolor, pero las enseñanzas no se olvidan, se guardan en la memoria y se vuelven a construir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Daniel, así será...un gusto compartir este espacio, permanecemos en contacto.
    M. de los Angeles Baracchini.

    ResponderEliminar